13/9/12

Cuento: "Desperté."

Sudaba frío, únicamente en bóxer, todo en total oscuridad y en profundo silencio, mi respiración agitada y mi ansiedad aumentando. Me levanté aceleradamente y atravesé el casi infinito corredor, con pies descalzos, ojos entreabiertos, piel de gallina... Empujé la carcomida puerta de madera, y con mi último resguardo de fuerza levanté la tapa y vomité. Maldita verguera.