21/4/14

Narración: "La tienda."

Entró a la tienda silbando ritmos de cumbia mientras meneaba las manos al aire, bailando con lo insustancial de su alegría, con el aire adulterado por su agudo aroma a ceniza de tabaco, colorado hasta las sienes, exhalando calor y una inconfundible halitosis de alcohol.

Con locomoción aún hábil seleccionó varias frituras y una leche chocolatada, admiró el canasto de legumbres y frutas maduras, cruzó el pasillo entre jabones y rasuradoras, hasta llegar a la estación de pago; mientras sacaba su billetera y botaba la cajetilla de cigarros, con una no tan pulida articulación vocal, pidió tres cervezas más; taconudas en el argot local. Hizo efectivo el pago al propietario y regresó por el pasillo, dispuesto a salir de la tienda, esta vez, al ritmo de salsa, tarareando la letra de una melodía comercial y con gestos predictivos del que fumará.

Yo seguí trapeando y el patrón viendo el partido.