7/1/13

Cuento: "Navegante" (Primera Narración)

En una antigua tierra regida por una monarquía exquisita en amor y justicia, vivía un joven navegante, principiante e inexperto en la materia, pero lleno de entusiasmo por la vida en el mar. Vivía de la pesca día a día, a pesar de los malos días y a pesar de los pésimos, y aunque no lo crean, a pesar de los días que ni pescaba. Esto, porque en sus ratos libres transportaba personas de puerto en puerto, de playa en playa y de costa en costa, o bien, de playa a costa, o de costa a puerto, o de puerto a playa, y así todas las posibilidades este navegante se las manejaba.

Y fue este ocio cual oficio el que lo llevó a vivir la historia que estoy a punto de narrar.

Después de casi dos semanas de mala pesca, el navegante decidió quedarse en el puerto en que solía dejar su bote en lugar de salir a pescar. No pensaba en hacer negocio ese día, simplemente quería descansar su mente de toda la mala fortuna salitrosa que había vivido en los últimos días. Se quedó meditando y pensando en sus difuntos padres, recordando su infancia y haciendo las cuentas sobre los gastos por hacer, la comida, la ropa, el ron, la música, y todo eso que necesita un navegante para vivir. Esa misma tarde, cuando el Sol incendiaba las nubes, en ese momento en que el navegante terminaba de divagar en su mente, en el momento en que el mar se torna rojo y la marea parece eterna, en ese momento llegó un cliente.

Una muchacha aparentemente pobre, con ropas enlodadas hasta por la superficie interna, me atrevería a decir que tenía lodo hasta debajo de la lengua, pero mejor no, no me atrevo a afirmar eso. Una muchacha de ojos negros, cabellos aún más negros, piel bronceada, aunque, se notaba, sumamente delicada, además de estar aún más enlodada que sus ropas. Esta muchacha, agitada se me acercó con un aire de desesperación y pena.

- ¡Lléveme a puerto real!
- Buenas tardes señorita, no estoy llevando gente, pregunte a otro bote.
- No hay más botes.

Volteé a mi alrededor, y en efecto, era el único navegante con bote amarrado a muelle, al parecer, una gran tormenta se avecinaba y todos habían amarrado en muelles más seguros, pero yo estaba entretenido en mi romanticismo del ocaso de mi vida, digo, de ese día y jamás noté la tormenta acercándose. De cualquier modo, accedí a llevar a la muchacha a puerto real, ya que ofrecía pagarme bien, y personalmente no me importaba qué fuera a hacer al puerto de la ciudadela real, la paga era buena y no tenía nada mejor qué hacer.

Después de 5 minutos de viaje, era evidente que la muchacha jamás había subido a un bote, sentido la brisa marina ni dormido en al menos tres días. Puerto real quedaba a una hora navegando a través del estrecho, que en tiempo normal es completamente inocuo para todos, pero con la tormenta que arreciaba a cada segundo, nuestras vidas se veían en gran peligro. La joven muchacha, aunque quizá no más joven que yo, yacía profundamente dormida, inconsciente, casi en estado comatoso en la cubierta (claro, como si fuera un navío gigantesco) de mi bote. Decidí amarrar en un puerto privado, esperando que los señores de la casa nos proveyeran cobijo y calor para pasar la tormenta.

Anclé el bote, lo dejé en manos de Dios, desperté a la muchacha y nos dirigimos al pórtico de la casa, que por cierto era sumamente elegante, aunque notoriamente descuidada, y peor aún (o tal vez, mejor aún) deshabitada, al menos por esa noche. Entramos sin permiso, encendimos la leña de la chimenea, tomamos prestados unos abrigos y pasamos la noche. (Y disculpen mi abuso de párrafos cortos)

Hablamos y hablamos toda esa noche, mientras la tormenta inundaba la bahía, botaba palmeras y azotaba la casa, nosotros conversábamos, o más bien, yo narraba viajes y ella escuchaba cual nieta de 4 años cautivada por las historias del abuelo. Nos conectamos como si fuéramos viejos amigos de franca amistad. Sin embargo, nunca pregunté su nombre, su edad, su procedencia ni sus motivos, pero lo que sí llegué a saber con exactitud, certeza y plenitud es que ella quería saber del mundo, quería navegar más, quería vivir lejos, sentir nuevas formas de libertad, conocer parajes y horizontes, puestas de Sol y Lunas a medianoche.

A la mañana siguiente había pasado el bramido de la naturaleza hecho tormenta, salimos y todo parecía nuevo, el bote seguía amarrado, aunque parte del muelle ya no existía en ese mismo espacio. Incluso la casa parecía más limpia. En fin, al estar desamarrando el bote y buscar posibles daños, noté que la muchacha dejó una nota y monedas en el buzón, supongo que a modo de agradecimiento anónimo por la estadía y resguardo esa noche.

Zarpamos a puerto real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta! ¡Critica! ¡Opina! ¡Pregunta! Este espacio es del lector, es tu espacio (nah, realmente es mío, si quiero puedo cerrar los comentarios o borrarlos).

Escribe en paz lo que piensas sobre lo que leiste, que sean baratijas, pleonasmos, irraciocinios, estupideces, lamentos, reclamos, incluso hasta puedes escribir algo inteligente.