7/6/10

Otra encrucijada.

Entre tantas pláticas sobre la naturaleza complicada del ser humano, me he cuestionado en numerosas formas sobre cómo es que el dolor que llegamos a percibir es solamente apreciable por nosotros, el horror que podemos vivir es sólo interpretado en nuestras cabezas.. siempre llego a la conclusión que el privilegio de poseer una raciocinio y una inteligencia "superiores" (entender la anfibología) nos lleva a acarrer problemas y dificultades a nivel de dicho intelecto.

Y hoy cuestiono "ser o no ser"... para mí, ser lo que se desee ser implica una autosatisfacción y dedicación, pero no siempre un fin específico. Pero una parte vital es el "respeto"... que naturalmente (hablando del tema) es algo que sólo podemos conceptualizar la raza humana como una virtud a resguardar...

EL "SER".

Como ya dije, ser, siempre y cuando manifieste como algo que deseamos y aprovecharemos como un crecimiento espiritual, físico o psicológico. Siempre y cuando se resguarde el "SER" de lo que nos rodea, o lo que implica el "SER" de aquéllos que nos rodean. Por ejemplo, yo decido SER leñador, pero la madera que corto es parte del SER guardabosques de alguien más; lo que prevalecerá será la vida, ya sea del SER con el que entramos en pugna, o la vida de lo que ése otro SER implique o proteja.

EL "NO SER".

Propongo que motivos para "NO SER", aparte de los ya mencionados, no hay... siempre se dará la oportunidad de SER (guardando las condiciones antes propuestas). Si al final, nos arrepentimos de haber SIDO, pues eso es pasado... sólo nos queda buscar otra oportunidad de SER... y vivir para ello.

-----

Ser o no Ser.. esa es la cuestión... la cuestión que sólo nosotros nos cuestionamos.. sólo nuestra mente nos permite dudar, y complicarnos buscando las respuestas. De nuevo en esta encrucijada me despido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta! ¡Critica! ¡Opina! ¡Pregunta! Este espacio es del lector, es tu espacio (nah, realmente es mío, si quiero puedo cerrar los comentarios o borrarlos).

Escribe en paz lo que piensas sobre lo que leiste, que sean baratijas, pleonasmos, irraciocinios, estupideces, lamentos, reclamos, incluso hasta puedes escribir algo inteligente.